envía tu poema, foto y breve bio a luxlua@hotmail.com y/o tu narrativa (hasta mil palabras) a este mail: reinalagarta@gmail.com FOTOS EN JPG Y ESCRITOS EN VERSIÓN WORD ¡BIENVENIDO! - Seguinos en Twitter: @blogdepoetas

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE
Sumate a la comunidad haciendo click en la imagen

jueves, 30 de diciembre de 2010

Desierto

Sergio, me gustó tu poema, y no sé porqué, quizás por alguna sensación compartida, me llevó inmediatamente a uno que escribí hace unos años. Lo comparto:

Desierto
Soy dueño de una felicidad demasiado angosta
para darle cabida a la inmensidad de un sueño.
Soy poseedor de una resignación demasiado árida
para dejar brotar la esperanza.
Soy muy noche para dejarme
socorrer por los colores.
Soy muy pocas palabras para decir.
Soy un desierto demasiado grande para mí.

Martín Pinus.


5 comentarios:

Ana Carmona dijo...

¡Bello y contundente, Martín!...Me encantó.Es un poema que trasunta aridez, logras trasmitir la soledad del desierto..Besos...Any

serj dijo...

Hola Mrtín, primero felicitarte por este hermoso poema, un aluvión de dulzura melancólica y segundo decirte que me sentí muy reflejado en tus letras, persivo estilos parecidos, ya veremos... Ns seguimos leyendo y viendo de qué forma podemos llevar a delante todo esto. Si no nos hablamsos te mando un feliz año para vos y los tuyos, incluyendo los 3 bambinos que deben ser toda una inspiración. Un gran abrazo!!!!

serj dijo...

a propósito del desierto...

GRANOS DE DESIERTO

Desierto.
Bajándose la arena,
cubriéndose de dunas el mundo;
inocentes escorpiones que gatean,
aroma a tiempo en cada grano
que vuela en remolinos de luz
y los crepúsculos danzan,
lluvia de arenizca;
la piedra se derrite en el grito,
las lágrimas insuflan dolor
en el desierto.
La nada se apoderó del sol
que para siempre ardió en su alfombra;
algunos se dan paso omiso
buscando la luz
pero se escapa contando,
se inmuta Esfinge
en la eterna arena.



DESIERTO

Pusiste palabras en tu boca
que derrumbaron la ilustre utopía
de ese resplandor sagaz
que mi corazón contempló tantas veces.
Y al amanecer de este día triste
no encontrás letras para hablarme,
sin ningún verbo que me apacigüe.
Partís hacia el llano de mi rostro
para contemplar ingratamente
las lagunas que brotan de mis ojos.
Ahora te acordás de mi sien,
de cada milímetro de mis arrugas
con los oasis de mi poca belleza;
y te encontrás perdida
en mi desierto candente
con sed de mi cuerpo
y con hambre de mi alma,
pero te quemarás bajo el sol
que mi ira pone en el ocaso
porque me dejaste.
Y es así funestamente,
que te quedaste sola.

Martin dijo...

Any, Serj, gracias por sus comentarios, me gustó lo tuyo serj, felicitaciones,
parece que el desierto genera una simbología que nos moviliza a muchos por diferentes lados. Abrazo grande y Feliz 2011 si no nos escribimos. Martín

Verónica Domínguez Bogado dijo...

Me ha gustado... el juego de palabras, el vocabulario,... se nota que pules.