envía tu poema, foto y breve bio a luxlua@hotmail.com y/o tu narrativa (hasta mil palabras) a este mail: reinalagarta@gmail.com FOTOS EN JPG Y ESCRITOS EN VERSIÓN WORD ¡BIENVENIDO! - Seguinos en Twitter: @blogdepoetas

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE
Sumate a la comunidad haciendo click en la imagen

miércoles, 22 de octubre de 2014

DEJA QUE LA SOLEDAD ME ACARICIE por MYRIAM JARA




Tú bien sabes, amigo, cuántas veces corrí a socorrerte. Eran esos instantes en que los fantasmas del pasado volvían a acosarte ¡Y cuántas lágrimas te he secado!, también lo sabes. Mi oreja siempre dispuesta a escucharte; mis brazos, prestos a abrigarte, o acunarte, según viera en tus ojos desamparo o frío.
No te estoy reprochando nada ¿Por qué habría de hacerlo si cada acto de amor salió de mi corazón, de mi más sincera necesidad de consolarte? Tú no pides, sólo insinúas y luego intentas evadirte. No te gusta escucharme ya que si he de ser dura, pues lo seré, por más que te tapes los oídos, por más que implores que ya no te hable.
Yo seguía. Eternamente seguía con esos soliloquios que intentabas desoír ¿Y sabes por qué? Claro que lo sabes. Preferías mi silencio porque cada palabra te sonaba hiriente, y bien me conoces como para entender que no era mi intención.
Ya sabes, soy de las que piensan que si hay que amputar un miembro para salvar el resto del cuerpo, y no hay anestesia, yo te amputaré aun cuando tus aullidos se escuchen más allá de lo imaginable.
También era duro para mí, no creas que ignoraba cuánto te cercenaba el alma con cada cachetazo que te daba. Pero, amigo, era mi deber. No podía permitir que las lágrimas te impidieran la visión, no podía dejarte hundir en el fango, pues no estaba segura si al tocar fondo lograrías emerger o ahogarte.
¡Fuiste tan débil en tantos momentos! Y sí, yo era la que te rescataba; si tú no podías salir del pozo, allí estaba yo para jalar la soga y elevarte hasta que tus pulmones se colmaran de oxígeno.
¡Ah, y qué satisfacción tan enorme cuando la pena mutaba en alivio! Me habías entendido, habías alcanzado a ver ese pequeño haz de luz que te conduciría al final del túnel que apreciabas sin salida. Lo veía en tu sonrisa, en el brillo de tus ojos.
Luego, las risas, el canto, el juego, volver a la vida y honrar la alegría. La herida fue abierta y el pus, expulsado “Qué bien me siento ahora”, solías repetirme, y con gran elocuencia me dabas las gracias.
Débil, sí, un gran hombre débil que se aferra a estas manos pequeñas que saben cómo y hacia dónde conducirte.
Pero… ¿Sabes una cosa? Hoy soy yo la que tiene el alma dolorida; hoy soy yo la que no logra entender la vida; hoy necesito llorar, preguntarme ¿por qué? Pero tú no puedes ayudarme. Tú, a duras penas te mantienes erguido; la más exigua brisa te encorvaría, el viento te derribaría. Pero no a  mí.
Y sin embargo… ¡Qué débil y triste me siento hoy! Y tú no puedes hacer nada por evitarlo. Entonces, te ruego, vete a casa, o a dar un paseo, pero déjame sola, y no te preocupes. Yo sé que puedo… 


MYRIAM JARA

2 comentarios:

Myriam Jara dijo...

Gracias por publicarlo, y por la bonita imagen, no podía haber otra mejor. Besos

LA CRUDA VERDAD DEL ALMA dijo...

Myri, la imagen muestra la luz de la inteligencia en una mujer que se nutre de la soledad para crecer, tal como muestran tus palabras... Bellísima prosa! Me encantó. Besos... Any